Impactos: 27

Festival de La Pollera Congo de Portobelo
Por Roberto Enrique King

¿Qué es el Festival de la Pollera Congo?

Es un proyecto cultural y turístico bienal creado en 2012, cuyo principal objetivo es reforzar un proceso de conservación, desarrollo y divulgación de las ricas tradiciones de la región, enfocándose especialmente en el invaluable aporte que ha tenido la mujer negra y cimarrona en la historia de estas poblaciones y en la supervivencia y preservación de todas las manifestaciones que componen la llamada cultura congo, desde la época de la esclavitud.

En este sentido, es un evento que se complementa con el Festival de Congos y Diablos de Portobelo, que tiene un perfil mucho más dirigido a resaltar la presencia y aportes del hombre dentro de esta cultura, y que también se ha venido realizando cada dos años, por lo que se alternan permitiendo ofrecer al público nativo y foráneo un festival de distinta especificidad, pero de una misma raíz, cada año.

Componentes

El Festival de la Pollera Congo tiene como idea central revivir el espíritu de los antiguos palenques, lugar de asentamiento de  los negros cimarrones que escaparon hacia las montañas desde las plantaciones españolas en busca de su libertad, y en donde la Reina Congo, custodia y responsable, presidia los rituales y la vida comunitaria, acogiendo también a visitas de los palenques vecinos que llegaban por vía acuática, con la hospitalidad y generosidad propia de los pueblos africanos, convirtiendo así al palenque en un sitio único para compartir sus costumbres, comidas, bebidas, danzas,  música y juegos.

Con esta guía en mente, se ha diseñado un programa que incluye la llegada por la Bahía de Portobelo de los botes de cada una de las delegaciones de los pueblos invitados, ataviados con elementos propios de esa cultura afrocolonial y pintados cada uno con un color diferente, para atracar en el muelle principal, en donde se concentrarán las agrupaciones que luego iniciarán un desfile por las calles principales del pueblo, en el que se resaltará el colorido y vistosidad de la pollera congo en todo su esplendor, y que finalizará en una gran tarima en dónde cada uno de las agrupaciones deja manifiesta sus particulares formas de expresión y celebración. Cierra el evento una gran rueda de tambores con los grupos participantes, en el parque central.

El festival es enriquecido con una feria gastronómica especializada en mariscos, con puestos decorados con paja y caña brava a la usanza de los antiguos palenques, y regentados por moradores de las comunidades aledañas, cuya sazón y deliciosas recetas gozan de una fama que se extiende más allá de la provincia, además de espacios para la exhibición y venta de artesanías.

En este homenaje a las mujeres congos, principales responsables de mantener la tradición dentro de los pueblos costeños colonenses, también se ofrece al público una exposición de fotografías y otros elementos gráficos y escenográficos que destacarán  su aporte y su fuerte e imprescindible presencia en el contexto regional de una cultura que goza de una indiscutible riqueza y originalidad.

Organizadores

La Fundación pro Rescate de la Histórica y Noble Ciudad de San Felipe de Portobelo (Fundación Portobelo) y el Grupo Rescate Histórico de Portobelo son los responsables de la concepción, organización y realización de este proyecto, el Festival de la Pollera congo, con el que amplían y complementan el trabajo que han venido realizando desde 2000 con el Festival de Congos y Diablos de Portobelo, por hacer conocer y darle el espacio que se merecen a sus manifestaciones culturales más propias, que forman parte vital e indiscutible de nuestra personalidad como nación..

Evidentemente el Festival no es sólo un hecho cultural relevante que rescata y divulga una parte aún relegada de nuestro patrimonio cultural nacional,  resaltando aspectos positivos de la provincia de Colón, sino que, si cuenta con el respaldo adecuado de las instancias públicas y privadas correspondientes,  está llamado a ser otro evento importante que atrae la atención creciente de turistas de dentro y  fuera de nuestras fronteras, propiciando ganancias culturales, económicas, turísticas y de imagen para el Distrito de Portobelo, para la provincia y para el país en general.